Esta planta puede purificar el aire de tu casa y no lo sabes

El Falangio: Planta de Interior y Purificadora de Aire

El Falangio, conocido también como planta araña, es muy popular tanto en hogares como en oficinas. Es apreciado por su belleza y su capacidad para mejorar la calidad del aire. Esta planta, al igual que la hiedra, el helecho, el aloe y el drago, es parte de las plantas descontaminantes, ya que elimina sustancias perjudiciales en espacios cerrados, como el monóxido de carbono y el xileno. En este artículo, te daremos consejos útiles para su cultivo, logrando así un ambiente más hermoso y saludable en tu hogar.

¿Qué es el Falangio?

Conocida por varios nombres como Planta Araña, Chlorophytum, Nastrino o Nastrina, esta planta de interior es famosa por su habilidad para purificar el aire y embellecer las habitaciones con sus atractivas hojas.

Su nombre científico es Chlorophytum, y pertenece a la familia Agavaceae. Es una planta de hoja perenne con raíces blancas, fibrosas y tuberosas. La parte visible de la planta es muy ornamental, compuesta por numerosas hojas largas y estrechas de color verde, muchas veces adornadas con vetas blancas. Estas hojas, que pueden llegar a medir hasta 60 cm, se disponen en forma de roseta central, creando penachos espesos y densos. En primavera, brotan nuevos tallos largos y colgantes, añadiendo más belleza a la planta.

Variedades de Falangio

Existen tres tipos de híbridos de Falangio, todos ellos con fines ornamentales:

  • C. comosum: La variedad más común, con tallos blancos, hojas verdes con bordes ondulados y pequeñas flores blancas inodoras.
  • C. undulatum: Sus hojas son rugosas y estrechas, con márgenes endurecidos. Las flores en forma de espiga son blancas con vetas rojas.
  • C. laxum: Variedad pequeña, con hojas de color verde intenso y márgenes blancos. Las flores se agrupan en panículas.

Cuidados del Falangio

El Falangio es bastante resistente y fácil de cuidar. Puede ser cultivado tanto en macetas como en el suelo. Veamos cuáles son las condiciones ideales para su cultivo.

Si se cultiva en maceta, se recomienda mantenerla en el interior durante los meses más cálidos y sacarla al exterior en otoño, vigilando siempre las temperaturas. Si se desea plantarla en el suelo, es importante asegurarse de que la temperatura no descienda por debajo de los 7 °C y protegerla bien del sol.

  • Clima: El Falangio teme tanto el frío (temperaturas inferiores a 5 °C) como el calor excesivo (temperaturas superiores a 28 °C). La temperatura ideal oscila entre los 20 °C y 25 °C durante el día y entre los 15 °C y 20 °C durante la noche. Se recomienda llevar las plantas cultivadas en exteriores al interior durante los meses más calurosos y volverlas a sacar en otoño.
  • Exposición: Aunque necesita luz abundante, no tolera la luz solar directa que puede quemar sus hermosas hojas. Debe ubicarse en un lugar fresco, luminoso y alejado del sol directo y del viento. También puede crecer bien en sombra parcial.
  • Tierra: La tierra ideal para macetas consiste en una mezcla de tierra universal para macetas, arena y turba en partes iguales. Sin embargo, también puede crecer bien en cualquier otro tipo de suelo.
  • Fertilización: Durante la fase vegetativa, es necesario aplicar un fertilizante líquido cada 15 días, con mayor contenido de nitrógeno que de fósforo y potasio. Alternativamente, se puede utilizar un fertilizante granular de liberación lenta cada 60 días.
  • Poda: Más que podar, se debe realizar una limpieza regular eliminando las partes dañadas o debilitadas.

Riego del Falangio

El Falangio es bastante resistente y puede soportar breves periodos de sequía, pero no tolera el agua estancada en el platillo. Es importante regarla moderadamente y asegurarse de eliminar el exceso de agua del platillo. Como guía, un riego por semana puede ser suficiente durante el invierno, y un par de veces más durante el verano. Sin embargo, siempre es importante esperar a que la tierra se seque por completo entre riegos.

Se debe utilizar agua sin cal a temperatura ambiente. El agua de lluvia o destilada es perfecta. Además, es importante pulverizar agua sobre las hojas, especialmente en épocas muy calurosas y secas, como en verano o cuando se activan los sistemas de calefacción y aire acondicionado en el hogar.

Reproducción del Falangio

La reproducción se realiza mediante la división de los mechones. El procedimiento es bastante sencillo: solo hay que tomar las puntas de las ramas laterales de la planta madre y trasplantarlas inmediatamente a un suelo fresco, suelto y bien drenado. Esta operación se puede realizar en cualquier época del año, aunque se prefiere la primavera.

Trasplante del Falangio

Cuando las raíces de la planta comienzan a salir por los agujeros de drenaje de la maceta, es hora de trasplantarla a un recipiente más grande, tanto en altura como en longitud. Se debe usar tierra nueva para el trasplante.

Plagas y enfermedades

Aunque es una planta resistente, el Falangio puede verse afectado por parásitos y enfermedades. Sus enemigos más comunes son la araña roja, la cochinilla y los hongos que pueden causar pudrición de las hojas y raíces.

Usos del Falangio

El Falangio es una planta longeva y ornamental, perfecta para plantar en macizos de flores, bordes de jardines o como planta colgante en cestas. También es apreciada como planta de interior debido a su capacidad purificadora del aire.

Significado del Falangio

En el lenguaje de las flores, el Falangio simboliza la juventud perenne.

¿Es el Falangio una planta venenosa?

No, el Falangio no está considerado como una planta venenosa. De hecho, es comestible para los gatos y muy apreciada por ellos.

¿Cuánto cuesta una planta de Falangio?

El Falangio es una planta económica y fácilmente disponible. Se pueden encontrar plántulas en línea por menos de 5,00 euros.

Problemas comunes del Falangio

Uno de los problemas más comunes del Falangio es el marchitamiento de las puntas de las hojas. Las causas pueden ser diversas, desde desequilibrios hídricos hasta exposición directa al sol o enfermedades. Es importante identificar y abordar estas causas para mantener la salud de la planta.

Hidrocultivo del Falangio

El Falangio también se puede cultivar mediante hidrocultivo. El procedimiento implica cortar plántulas de una planta madre sana y colocarlas en recipientes con agua. Una vez que las raíces hayan crecido, se pueden trasplantar a tierra.

Deja un comentario